Creación de equipos.La clave del éxito.

Arquímedes dijo “Dadme una palanca y moveré el mundo”creando una paráfrasis podríamos decir “dadme un equipo y moveré el mundo”.

Todos sabemos que sin equipo poco podemos hacer en la gestión hotelera, la dirección a la antigua usanza, autoritaria y dictatorial a pasado a la historia, hoy en día es difícil conseguir éxitos sin una adecuada interrelación con nuestros grupos ó equipos de trabajo.

Cuales son las bases para la adecuada gestión de equipos?

La más reciente lección sobre como gestionar un equipo de manera adecuada, la ha dado Pep Guardiola al margen de admiradores y detractores son pocos los que se atreverían a contradecir su éxito, extrapolando su gestión a otros ámbitos empresariales podríamos decir que la base de su éxito es simple, demasiado simple para ser realidad, sus principales razones son:

Continúa leyendo Creación de equipos.La clave del éxito.

La industria hotelera y los recursos humanos.

Mucho se habla en la industria hotelera de la gestión de los recursos, especialmente en los momentos económicamente difíciles, es obvio que  en circunstancias difíciles es cuando realmente más se valora por parte de las empresas la adecuada gestión de sus recursos.

Hasta aquí nada nuevo, curiosamente cuando comienzan a mermar los ingresos y disminuye el mundialmente famoso GOP, se renueva la preocupación por el control de gastos, algo que seria totalmente lógico de no ser porque muchas empresas hoteleras inmediatamente deciden carecer del recurso que más podría contribuir a la transformación de esta situación , “Los recursos humanos, las personas”.

Esto es como el pez que se muerde la cola, se necesitan más ingresos, es preciso una mayor gestión de ventas y mayor eficiencia y optimización, sucede que la industria turística no es como  la metalúrgica ó la siderúrgica por mencionar algunas, somos una industria de servicios, trabajamos para las personas y con las personas. Es precisamente este factor el humano, el que dificulta la automatización de nuestro sector y me pregunto…. alguien imagina un hotel sin recepcionistas, sin camareros, sin personal de limpieza?

Continúa leyendo La industria hotelera y los recursos humanos.

Potencie su Fuerza de Ventas

¿Cree que un buen comercial es sólo el que más vende?
La fuerza de ventas es uno de los pilares básicos de una compañía. De ella depende que las estrategias comerciales se traduzcan en resultados. Sin ventas no hay beneficios, y sin beneficios no hay empresa. Para que la organización funcione, sin embargo, no basta con tener buenos comerciales; es necesario diseñar un plan integral a largo plazo que permita maximizar el rendimiento y minimizar el gasto.

Algunas empresas consideran que la mejor forma de gestionar su fuerza de ventas es convertir sus equipos comerciales en un campo de batalla, donde los efectivos compiten entre sí por obtener los mejores resultados sin seguir plan estratégico conjunto alguno. Cuando los empleados hacen la guerra por su cuenta, la empresa siempre sale perdiendo.

Continúa leyendo Potencie su Fuerza de Ventas

Sobre la Gestión de Hoteles.Lo más básico ó no.

Sistema de control de gestión.
Planificación: Supone la definición de las metas y objetivos de la compañía. En una industria hotelera estos pueden ser, entre muchos otros, la rentabilidad del capital invertido, los niveles de ocupación, el promedio de consumo por cliente, la calidad de servicio y satisfacción de cliente, desarrollo y satisfacción de los empleados,etc.  Es básico que todos los actores en el proceso conozcan dichos objetivos y el porqué de los mismos.
Establecimientos de estándares: El siguiente paso, una vez establecidos los
objetivos de la organización, es fijar estándares realistas de operación/rendimiento,los cuales pueden ser vistos como objetivos a ser conseguir. Los básicos en este sector serían la rentabilidad y liquidez, niveles de capital circulante y niveles de satisfacción de cliente.
Implementación: Con los objetivos fijados y sus estándares de cumplimiento, los planes de la organización pueden ser puestos en marcha con los adecuados sistemas de control como pueden ser los presupuestos, reuniones de departamento, manuales de procedimiento, descripción de puestos de trabajo,formación del personal, programas de calidad, buzones de sugerencias, etc.
Medición: El siguiente paso es medir los resultados en relación a los estándares fijados. En este apartado es importante una obtención fiable, desde el momento que deberán incorporarse indicadores financieros y no financieros, cuantificables y no cuantificables.
Comparación: Una vez medidos, deben compararse y valorar las desviaciones obtenidas, positivas y negativas. Como consecuencia de dicho análisis se obtendrá información, en función de que estén bien fijados los indicadores y los estándares, de en qué medida se están obteniendo los objetivos inicialmente establecidos.
Actuación: En base a la fase anterior, los gestores podrán decidir si es necesaria la toma de alguna acción correctiva.